Aries y las yeguas devora hombres - Hércules

La mitología del trabajo

Hércules tiene su primera prueba a realizar: El maestro lo envía a “dominar y reducir las yeguas salvajes de Diomedes, animales salvajes y de mal temperamento. Que están causando daño a la vida; incluso matando a los hijos de los hombres”, nuestro Héroe emprende su aventura para cumplir su misión, junto a su amigo que siempre lo acompañaba Abderis.

Cumplida la tarea rápidamente, Hércules les deja la yeguas a la custodia de su amigo, despreocupandose de la situación lo que ocasiona que las yeguas se vuelvan salvajes terminando con la vida de su amigo. Hércules tiene que volver a realizar la labor de dominarlas para llevárselas a su maestro. Una vez frente a él, le dice: “Hércules, tienes que estar un poco más atento. Llevas contigo la espada de Mercurio. Después de haber logrado realizar el trabajo te has vuelto un poco indiferente”. encomendando la próxima misión…. Tauro

Interpretación

La primera gran gran prueba, es dominar las Yeguas de Diomedes. Para entender el contexto, el signo de Aries tiene como regente al planeta Marte, y no es casualidad que Diomedes es uno de los hijos de Marte. Como todo plantea y ser de esta dimensión tiene su lado positivo y negativo (necesario para vivir en esta dualidad), Marte tiene el poder pero también la aversión de dicha cualidad que es la pasión.

El hecho que sean yeguas y no caballos tiene su simbología en la naturaleza creadora de lo femenino es la naturaleza material que se encuentra condicionada por los sentidos (Diomedes simboliza la pasión desenfrenada por los sentidos), estos tienen un poder enorme sobre nuestra existencia y la mente inferior, simbólicamente expresada por su amigo Abderis. El poder de estos sentidos hacen que la pasión por los objetos de la materia se vuelvan incontrolables (como caballos salvajes)

Hércules una vez terminada la acción rápidamente (muy simbólico del signo de Aries) le da las yeguas domadas a su amigo (la mente inferior), Abderis, esto produce que los animales vuelvan a los viejos hábitos. En un camino de crecimiento interno no se puede dejar todo y descansar por más rápido que se haya realizado la tarea el distenderse, permite que los rufianes y los malos hábitos, que en algún momento dominamos, vuelvan a florecer. La mente inferior no tiene la voluntad suficiente para dominar semejante poder.

Cuando Hercules le lleva al fín a los animales ya domados, el maestro quien le hace recordar la Espada de Mercurio que tiene en su poder y como actuó indiferentemente. Esto hace connotar que focalizemos nuestra mirada en la energía superior de Aries que es Mercurio, el poder del discernimiento en nosotros (la espada de Hércules otorgada por el Dios Mercurio), poder que nos permite ver la luz de nuestro maestro interior para tomar las decisiones correctas, que nos permitiéndonos contactar la energía de nuestra alma que está regida por Urano.

Diomenes: simboliza la pasión desenfrenada por los sentidos
Yeguas: Materia – Sentidos
Abderis: Mente inferior
Mercurio: El regente superior de Aries – Discernimiento